Cosecha de lluvia

Áreas Verdes Urbanas
Estación Meteorológica

Cursos

Convenios y Proyectos

Quienes somos
Fichas Ambientales


Boletín Meteorológico

 

Nombre común: Trueno
Nombre Científico:Ligustrum japonicum
Origen: China, Japón, Corea
Tipo: perennifolio
Floración: mayo a junio
Vida aproximada: 35 años
Características físicas:
Altura: de 4 a 8 m.
Cobertura: de 2 a 6 m.
Diámetro del tronco: de 0.3 a 0.9 m.
Follaje: es verde oscuro
Flores: son abundantes, pequeñas y de color blanco amarillento.
Frutos: es similar a un capulín pequeño, de color negro.
Requerimientos ecológicos:
Clima: El trueno es un árbol de exposición soleada a media sombra. Crece muy bien en climas templados y en ambientes húmedos a semisecos. Es resistente a las sequías no muy prolongadas y a heladas de hasta -15° C.
Suelo: Se desarrolla en cualquier tipo de terreno pero prefiere suelos bien drenados, y con materia orgánica. Resiste los terrenos pobres en nutrientes y con contenido moderados de cal. No tolera la acumulación de agua.
Otras características: Su crecimiento es de moderado a rápido. Tiene raíz extendida y superficial, que por su tamaño es poco agresiva. Proporciona sombra densa. Las flores son aromáticas, sin embargo, el fruto y las hojas son venenosos. Algunas aves pueden consumir sus frutos sin envenenarse. Es una especie muy resistente a vientos fuertes. Es ampliamente tolerante a los efectos de la contaminación.
Principales usos:
Ornamental:
El trueno se utiliza en alineamientos de avenidas y calles, así como reforestar parques, jardines, avenidas y calles ya que su follaje es brillante y perenne lo hace muy atractivo para la ciudad. Se puede asociar y combinar con arbustos de flores llamativas como son la bugambilia y el piracanto. El trueno también es adecuado para cultivarse en macetas y para formar cortinas que capten y aminoren los efectos de la contaminación atmosférica y el ruido. 
Medicinal: En el fruto del trueno se han encontrado sustancias con propiedades que ayudan a regular las concentraciones de grasa en la sangre. Sin embargo, su consumo no es recomendable porque produce nauseas, dolor de cabeza, escalofrío, y en casos graves, la muerte.
Agroforestal:
Con el trueno se pueden formar cortinas rompe vientos. Se le ha utilizado poco para el control de la “erosión”, a pesar de tener un buen potencial para este fin.